La Academia de la Facultad de Derecho, de la Máxima Casa de Estudios de Veracruz, solicitó que la iniciativa retirada, o en su caso, no fuera aprobada, en el Congreso para no afectar al Poder Judicial y ejercer en lo subsecuente sus atribuciones bajo el marco constitucional, evitando no sólo la confrontación entre Poderes sino respetando el Principio de división de éstos.
Austria Paola Barradas Hernández, Erick Cabrera Nieto, María Eugenia Castillo Reyes, Enrique Córdoba Del Valle, Alberto Cruz Silva, José Luis Cuevas Gayosso, Daniel Del Ángel Pérez, Emilio Fernández Pérez, Alberto Islas Reyes, Luis Manuel Lara Hernández, César Martínez Rámila, Sidney Ernestina Marcos Escobar, Noel Pérez Elvira, Bertha Alicia Ramírez Arce, María de Lourdes Rodríguez Pérez, Rosa Hilda Rojas Pérez, Esperanza Sandoval Pérez, Darío Segovia Carazalo firmaron.

Ocurrió en Xalapa

Académicos de la Facultad de Derecho De la Universidad Veracruzana, pudieron al Congreso del Estado de Veracruz, tome en cuenta su pronunciamiento contra la iniciativa de reforma a la ley orgánica del poder judicial .

Es que, el 28 de julio de 2020, se publicó en la Gaceta Legislativa número 96, del Congreso del Estado de Veracruz, en las páginas de la 37 a la 39, la iniciativa de Decreto que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley Orgánica del Poder Judicial del Estado de Veracruz (LOPJE), particularmente, para reformar el párrafo segundo del artículo 12, artículo 33 fracción VII; artículo 100 y 103 fracción V, 107 fracción X; adicionar la Sección Cuarta Bis, denominada del Vicepresidente del Consejo, así como el artículo 106 Bis y la fracción XI del artículo 107, recorriendo las subsecuentes en su orden lógico, de la Ley Orgánica en mención; y firmada por el Diputado local Raymundo Andrade Rivera, del grupo parlamentario de MORENA.

La iniciativa de Decreto mencionada, desde la perspectiva constitucional de los legistas, vulnera el principio de división de poderes, consagrado por el artículo 49 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y que atenta contra el Poder Judicial.

Ésto por las siguientes consideraciones:
A pesar de que en la exposición de motivos, hace referencia a los principios de excelencia, profesionalismo, independencia, honestidad, eficiencia, imparcialidad, legalidad y objetividad del Poder Judicial, así como a la regla de mayoría, basando su argumentación en lo expuesto por el jurista italiano Norberto Bobbio, lo cierto es que del texto de la iniciativa se advierte que se aleja de tales principios y del significado del concepto de regla de mayoría, dejando de considerar que el Estado debe garantizar la independencia de la Judicatura.

El artículo 12 de la LOPJE Veracruz, relativo al Tribunal Superior de Justicia, establece:
“ El Pleno se compondrá por el presidente del Tribunal Superior de Justicia, quien no integrará Sala, y por los presidentes de cada una de sus Salas colegiadas.
Para el ejercicio de sus atribuciones, el Pleno deberá reunir, cuando menos, las dos terceras partes de sus integrantes, entre los que deberá estar presente su presidente.”

Se precisa que el artículo citado se encuentra dentro del Capítulo I, denominado “Del Tribunal Superior, de Justicia, Sección Primera, Integración y Funcionamiento”, por lo que, debe considerarse que el Pleno de este órgano colegiado, se compone de 9 integrantes, incluida la persona Presidente del Tribunal Superior de Justicia.

En cambio, la propuesta de la iniciativa de decreto, señala “Para el ejercicio de sus atribuciones, el Pleno deberá reunir cuando menos, a tres de sus integrantes, cuya mayoría será suficiente para la legalidad de sus acuerdos y resoluciones”, de lo anterior se advierte, una equívoca interpretación a la propia regla de mayoría esgrimida, así como a la forma en la toma de acuerdos que pudieran suscitarse en el seno del citado órgano colegiado.

En un sentido similar se propone la reforma al artículo 100 de la LOPJE Veracruz, relativo a las sesiones del Consejo de la Judicatura, bajo el argumento de la intencionalidad de erradicar la importancia de asistencia y votación de quien Preside este órgano colegiado, pues en el texto presentado a la Legislatura estatal se advierte que “… Para que pueda sesionar válidamente el consejo, cuando menos, a tres de sus integrantes cuya mayoría será suficiente para la legalidad de sus acuerdos y resoluciones”, lo que atenta de nueva cuenta con la regla de mayoría que consiste en que en la toma de decisiones debe contarse con el apoyo de una mayoría de sus miembros, de ahí que se justifique que el actual texto señala que “Para que pueda sesionar válidamente el Consejo, deberán estar presentes por lo menos tres consejeros y el presidente.”, del que se advierte que predomina un mayor peso de la mayoría en la toma de decisiones de ese órgano colegiado de carácter administrativo y que, precisamente, tiene como objetivo conducir la administración, vigilancia, disciplina y carrera del Poder Judicial, aspectos que en las últimas semanas han sido blanco de fuertes críticas y que merecen fortalecerse, pero no debilitarse.

No pasó desapercibida la adición de que se proponen añadir la figura de Vicepresidente al Consejo; que denota el desconocimiento de las atribuciones de la persona titular de la Secretaría de Acuerdos del Consejo de la Judicatura, pasando por alto que en el texto vigente de la LOPJE Veracruz, la regla de mayoría no sólo es evidente y real, sino que autentica y legitima de forma sostenida los acuerdos que repercuten en la organización y administración del Poder Judicial del Estado.

En ese sentido, quienes se dirigieron al Congreso creen en que, cualquier reforma, que sea para un fortalecimiento del Poder Judicial, nunca sea para destruirlo con propuestas de índole política.

Dicen que en la regla de mayoría, uno de los autores que más han influido en la doctrina de Gobierno Judicial, independencia y fortalecimiento del Poder Judicial, es Francisco Rubio Llorente, quien señala que "las reglas de votación mayoritaria en órganos colegiados “logran una garantía de mayor deliberación y encontrando un mayor apoyo de los integrantes del tribunal”," sin embargo, estudios actuales también advierten que es conveniente distinguir entre las reglas de votación y los sistemas de votación, pues mientras las reglas de votación se refieren a la aritmética necesaria para adoptar una decisión al interior de un órgano colegiado, los sistemas de votación se refieren a las formas de consignar los votos de sus integrantes en la decisión final.